Masajes de pies, ¿placenteros o dolorosos?

Masajes de pies, ¿placenteros o dolorosos?

Los masajes de pies pueden ser tanto relajantes y placenteros como molestos o dolorosos. En momentos de tensión o cansancio, un buen amasamiento en los pies ayuda a reactivar la circulación sanguínea de todo el cuerpo y a sentirse mejor. Pero los pies son unas de las partes del cuerpo que realizan más actividad física y que soportan más peso por lo que pueden verse afectados por muchas patologías. Enfermedades generalmente dolorosas que pueden ser tratadas y recuperadas a base de masajes periódicos.

El común de los mortales soló reparáis en vuestros pies cuando os duelen, os sudan, despiden mal olor o cuando os “estropean vuestra estética”. Yo, en cambio, cuando pienso en ellos me pregunto cómo puedo ayudaros. 

Curiosamente, los pies son la parte del cuerpo que mayor cantidad de articulaciones reúnen en un mínimo espacio. A saber. Cada uno de nuestros pies tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones, músculos y ligamentos. 

Todo en su sitio y perfectamente ‘engrasado’ para permitirnos hacer innumerables movimientos que tensan la musculatura y fuerzan constantemente sus articulaciones y tejidos blandos. Eso, por no hablar de algo que por obvio no deja de ser sumamente importante y es que los pies soportan el peso de nuestro cuerpo. 

El pie y el tobillo son puntos focales a los que se traslada el peso del cuerpo durante la marcha. Las almohadillas gruesas del talón y los dedos actúan como amortiguadores al caminar y en la carrera. Mientras, las articulaciones están capacitadas para hacer los ajustes necesarios para que mantengamos el equilibrio sobre los distintos terrenos.

Muchas/os de las/os que acudís a mi consulta por un problema en los pies nunca antes habéis recibido un masaje en ellos. Para mí, por contra, es el masaje que más me agrada practicar y el más gratificante. 

Masajes de pies, ¿gratificantes? 

¿Por qué? Porque el masaje actúa rápidamente, relaja y alivia el estrés casi de inmediato. Además porque me permite trabajar con aceites esenciales o aromaterapia (ya os hablaré sobre ella en otro artículo). 

El caso es que aprovecho las propiedades de cada aceite que utilizo, ya que en cada momento empleo el más adecuado para vosotras/os. Por ejemplo, el aceite esencial de ciprés lo suelo utilizar en vuestros pies para potenciar el drenaje y activar el sistema linfático y de circulación venosa, la de retorno. Su efecto es instantáneo. De inmediato, la pierna del pie amasado deja de pesar en comparación con la pierna del pie aún no tratado.

En unas ocasiones, el masaje de pies es placentero, os relaja y acerca a vosotras/os mismos. Previene y mantiene vuestro cuerpo en ‘perfecto estado de revista’. En otras, en cambio, me toca tratar molestias y lesiones que duelen. 

Masajes de pies, ¿de moda? 

Pero últimamente, los pies se ‘han puesto de moda’ en mi consulta, si me permitís un toque de humor, porque realmente sus patologías son muy dolorosas. Pueden verse afectados por muchos ’problemas de salud’. Entre los más comunes y tratables a base de masajes de pies se encuentran: la fascitis plantar, el espolón calcáneo, la metatarsalgia, los juanetes, los dedos en martillo, el pie diabético, el neuroma de Morton, los pies planos, cavos o valgos, etc.  

La mayoría llegáis tras haber tomado unos cuantos antiinflamatorios o recibido infiltraciones. Después de haber tenido que dejar de practicar vuestros ‘hobbies’ como correr o caminar. Tras haber cambiado repetidamente de calzado tipo o de plantillas. O, simplemente, porque ya no podéis dar ni un paso más. 

Me comentáis que estáis preocupados, porque no mejoráis o porque el alivio es mínimo, ya que en cuanto andáis un poco más de la cuenta estáis otra vez igual. Y mi respuesta siempre es la misma: “Manos a la obra” o ¿debería decir ‘manos a los pies’? 

‘Manos a los pies’

Os cuento lo que hago al aplicar masajes de pies, por ejemplo, para trataros la fascitis plantar y los juanetes. 

  • La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar (en la planta del pie), banda de tejido elástico que va desde el calcáneo (situado en el talón) hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). En este caso, desbloqueo las articulaciones del pie, amaso y dreno los líquidos que están retenidos provocando la inflación (las famosas ‘-itis’). 

El tratamiento suele conllevar unas cuantas sesiones que se suceden con cierta periodicidad para conseguir desinflamar y regularizar la estructura del pie. No olvidéis que la recuperación se realiza mientras seguís usando la articulación dañada, ya que sí o sí necesitamos andar. 

  • En el caso de los juanetes (hallux valgus), desviación del dedo gordo (primer dedo) hacia el resto de los dedos del pie. La angulación exagerada de la articulación puede provocar la superposición del primer y segundo dedo. 

Los juanetes tienen un factor hereditario muy importante y las mujeres son más propensas a padecerlos. Aunque cualquier deformidad en la estructura del pie como pies planos, valgos o reumatismos inflamatorios puede provocarlos. 

También el uso de calzado inadecuado puede producirlos. Un tacón alto (más de 4 cm.) o un zapato estrecho agravarán y causarán el crecimiento del juanete. 

La cirugía suele ser la alternativa más empleada, si bien, en mi opinión, debería ser la última de las opciones. Aplicando masajes y movilizaciones en el pie consigo liberar la tensión sufrida, devuelvo la movilidad y mitigo esa rigidez tan característica que los juanetes provocan en la extremidad. El resultado es que se ralentiza el crecimiento del juanete y, sobre todo y más importante, el dolor disminuye, recuperando las ganas de volver a caminar.

Bueno, hasta aquí este primer artículo sobre masajes de pies. En ocasiones venideras, retomaré alguna del resto de patologías ‘dolorosas’ que afectan directamente a los pies. Si os ha gustado esta primera entrega compártela y si tienes alguna duda o quieres consultarme algo, ¡ya sabes! comenta o hazme llegar tu mensaje vía correo electrónico. 

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ángela Cobos Caballero (Ángela Cobos Caballero Masajes terapéuticos, deportivos y a domicilio) como responsable de esta web. Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios que realizas en este blog tal y como así lo solicitas cumplimentando este formulario de comentario blog. Legitimación: Consentimiento de el/a interesado/a. Destinatarios: Como usuario/a e interesado/a te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Blackslot, S.L. (Linube), proveedor de hosting de Ángela Cobos Caballero Masajes, dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Linube. El no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda publicar tu comentario. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en tengodudas@masajesangelacobos.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web, Política de Privacidad.