Lesiones de espalda en la zona lumbar, masajes Ángela Cobos

Lesiones de espalda de la zona lumbar, ¿cuáles son las más comunes? (1)

Las lesiones de espalda y, por consiguiente, los dolores unidos a ellas son múltiples. Pueden limitarte en tus actividades cotidianas y recortar tu calidad de vida, porque te afectan durante el sueño, en tu capacidad de trabajar e, incluso, en tu vida social.

En este artículo, voy a hacer referencia a dos de las cuatro lesiones de espalda de la zona lumbar más comunes. Te voy a hablar del esguince o distensión aguda lumbar, más conocido como lumbociática aguda (episodio agudo esporádico); y del esguince o distensión crónica lumbar, lumbociática crónica (episodios repetidos y/o cronificados)
Sobre la hernia discal o prolapso discal intervertebral y sobre el ‘síndrome’ (conjunto de síntomas) de articulaciones vertebrales pequeñas o incarceración sinovial en vértebras lumbares, te comentaré otro día y en sendos artículos diferenciados.

A modo de consejo previo, no esperes a que aparezca el dolor y las lesiones de espalda en la zona lumbar. Para prevenirlas, lo mejor, los masajes de mantenimiento, incluso, a domicilio.

Para empezar y a partir de ahora, no debes confundir lumbociática con lumbalgia.
La lumbalgia se refiere, exclusivamente, al dolor a nivel de espalda baja o lumbar, en la zona comprendida entre la base de las costillas y el principio del muslo. Y, generalmente, está causada por un conjunto de trastornos músculo-esqueléticos. Es decir, por alteraciones relacionadas con las vértebras lumbares y las estructuras de los tejidos blandos que engloban músculos, ligamentos, nervios y discos intervertebrales.
La lumbalgia puede deberse a múltiples patologías, tanto a una contractura muscular a ese nivel que sea capaz de generar dolor, como a un cólico nefrítico o un pinzamiento de alguna raíz nerviosa local.
Se trata de una de las lesiones más comunes y más tratadas en Atención Primaria. Así, el 80% de la población la padecemos en algún momento de nuestra vida.
¿La forma más coloquial de llamar a la lumbalgia? Lumbago.

Cuando te hablo de lumbociática o ciática a secas, me refiero a que, probablemente, haya afectación de una de las raíces que conforma el nervio ciático. Por ello, ese dolor se extiende a la pierna, pudiendo llegar incluso hasta el pie.
¡Recuerda! El ciático es el nervio más extenso del cuerpo. Comienza en la columna y baja por la parte posterior de la rodilla y de la región inferipr de la pierna e, igualmente, proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo, región inferior de la pierna y a la planta del pie. ¡Vamos! Que conecta la médula espinal con la pierna y los músculos del pie.
El nervio ciático inerva o alcanza, así, la pierna a nivel sensitivo y motor. Es decir, a través del nervio ciático pasan las fibras que reciben estímulos sensitivos de la piel de la pierna y pasan fibras que transmiten estímulos a los músculos para que éstos se muevan.
Cuando hay compresión de una raíz del ciático, provocada, por ejemplo, por una hernia, una protusión del disco intervertebral o una lesión vertebral, el dolor se irradia hacia la zona donde esa raíz ha enviado sus ramas. Luego si las ramas alcanzan la zona del glúteo, la parte posterior del muslo o de la rodilla, el paciente, además de presentar dolor lumbar, presentará irradiación del dolor hacia esas zonas.
Es decir, en función de la rama del ciático afectada, el dolor se transmitirá hacia una zona u otra de la nalga o de la pierna. La sintomatología, por tanto, será diferente. Además, en la mayoría de los casos, la lumbociática o ciática es un síntoma de otro problema, no una enfermedad por sí sola.

Síntomas de debilidad, pequeños entumecimientos o un simple hormigueo en la pierna pueden ‘avisarte’ de una incipiente compresión del nervio ciático, al que puedo poner remedio en pocas sesiones y en tu propio domicilio, si fuera necesario.

La lumbociática se manifiesta de dos maneras. Bien como un dolor agudo que se produce de repente y suele tener una duración inferior a seis semanas, lumbociática aguda. Bien como un dolor que se puede prolongar durante más de tres meses y que denominamos crónico, lumbociática crónica.
En el primero de los casos, el dolor de espalda es mecánico. Por el contrario, en una de cada 20 personas, el dolor de espalda crónico tiene un origen inflamatorio.
Los síntomas de la lumbociática aguda incluyen dolor agudo, dificultad para el movimiento, inflamación y rigidez. El dolor inicial puede ser tan severo que el paciente teme que algo se le haya ‘roto’.

 

Aplicación de ventosas por Ángela Cobos, masajes

En consulta trato a diario a personas que como tú sufren dolor y molestias por lumbociática.
Un tejido blando fuerte protege la zona lumbar. Una musculatura suelta y sin rigidez te permite moverte sin tener la sensación de soportar un peso. En definitiva, una limitación y miedo a realizar un esfuerzo mientras desarrollas tus labores diarias o practicas deporte.
Con el masaje movilizo la sangre estancada. Facilito que la sangre arterial oxigenada llegue a tus tejidos. Con ello te suelto las contracturas que, aunque inicialmente no te molestan mucho, con el paso del tiempo y la acumulación de esfuerzos, acaban dándote problemas de rigidez, pesadez, entumecimiento y, sobre todo, provocándote dolor.
Con las movilizaciones en tu musculatura, tendones y ligamentos flexibilizo, y el calor producido relaja la zona. El efecto inmediato que tú sientes es de relax y lo bueno es que esta sensación aumenta progresivamente. He soltado tus ‘atascamientos’.

masaje relajante, Ángela Cobos CaballeroDependiendo de tu dolor inicial y de cómo observo tu espalda, te aplico un tratamiento totalmente personalizado. Ya que no es lo mismo que tu lumbociática sea aguda o crónica, se haya producido por un esfuerzo, por un enfriamiento en la musculatura o por un empeoramiento general de toda la espalda.
Además, los aceites esenciales que utilizo en mis sesiones de masaje actúan de una manera muy profunda y ayudan a prolongar su efecto. En las zonas reflejas, son el complemento ideal y muy positivo.
Antes de empezar el masaje y/o el tratamiento sueles advertirme de que no voy a “poder tocarte” de todo lo que te duele la zona lumbar. Yo te tranquilizo y te explico que es justo en ese momento cuando la reflexología entra en acción.
El masaje en la zona refleja (reflexología) actúa muy rápido y la molesta sensación que se produce en el momento del tratamiento desaparece en el mismo instante que dejo de aplicarlo. Por el contrario, la mejoría y el efecto de liberación se alarga en el tiempo. Empiezas a sentirte mejor, tu dolor disminuye. Estoy recuperando, curando tu lumbociática.

Las lumbociáticas suelen tener periodicidad. Los masajes de mantenimiento son ideales para prevenirlas al romperse la inercia de padecer dolor e inmovilidad cada cierto tiempo.

Llegado mi artículo a este punto, me gustaría comentarte las ‘correspondencias’ de los nervios lumbares (5 pares de nervios que nacen en la médula espinal), y las patologías o problemas de salud con los que pueden verse relacionados.
L1 alcanza intestino delgado y grueso, y se relaciona con estreñimiento, colitis, diarrea y gases.
L2 inerva apéndice, abdomen, pierna superior y órganos asociados, y tiene que ver con calambres, problemas digestivos y venas varicosas.
L3 alcanza órganos sexuales, útero, vejiga y rodilla, y sus problemas asociados afectan a menstruación, abortos, impotencia e incontinencia.
L4 inerva glándula prostática, músculos de la espalda (dorso) inferior y nervio ciático, y guarda relación con lumbago y diversas patologías en la próstata.
L5 llega a tobillos y pies, y puede provocar pies fríos, calambres y tobillos hinchados.

Moxibustión, Ángela Cobos Caballero

Y para terminar, una cuestión terminológica. Esguince y distensión, ambas, son lesiones comunes en el sistema músculo-esquelético, en sus tejidos blandos. Si bien, se trata de dos tipos de lesiones diferentes.
Los esguinces se producen en ligamentos, mientras que las distensiones afectan a músculos y tendones.
• Un esguince es una lesión que implica el estiramiento o desgarro de un ligamento (el tejido que conecta el hueso con otro hueso) o de la cápsula de la articulación, que ayuda a proporcionar la estabilidad articular.
• Y la distensión es una lesión que conlleva el estiramiento o desgarro de un músculo-tendón. Esta tensión se produce cuando un músculo se estira y se contrae de repente, como cuando corremos o saltamos.
El daño de esguinces y distensiones aumenta cuando los tejidos blandos se estiran progresivamente más allá de sus límites normales debido a la flexión (doblarse hacia adelante) o extensión (doblarse hacia atrás) excesivas o cuando se aplica mucha fuerza en la zona.

Lo dicho, no hacer caso a los ‘avisos’ de tu cuerpo y esperar puede suponerte mayores lesiones de espalda y dolores. Refuerza y protege tu zona lumbar con masajes de mantenimiento que, a veces, vienen de perlas. Adelántate a las lesiones de espalda.
Si te ha gustado este artículo compártelo y si quieres preguntarme alguna cosa que no te ha quedado clara, ¡comenta! Gracias.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ángela Cobos Caballero (Ángela Cobos Caballero Masajes terapéuticos, deportivos y a domicilio) como responsable de esta web. Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios que realizas en este blog tal y como así lo solicitas cumplimentando este formulario de comentario blog. Legitimación: Consentimiento de el/a interesado/a. Destinatarios: Como usuario/a e interesado/a te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Blackslot, S.L. (Linube), proveedor de hosting de Ángela Cobos Caballero Masajes, dentro de la UE. Ver Política de Privacidad de Linube. El no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda publicar tu comentario. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en tengodudas@masajesangelacobos.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web, Política de Privacidad.