Quiromasaje

Técnicas personalizadas de masaje manual para aliviar dolores y lesiones agudas y crónicas

El Quiromasaje lo aplico para mejorar el estado general de tu salud. Para proporcionarte bienestar, calma, optimismo, relax y serenidad. Con él, te aporto energía al organismo para estimular su capacidad de autoacuración.

A base de masaje manual, te trato tendones y ligamentos, dolores y lesiones musculares, y mejoro el funcionamiento de tus articulaciones. También te ayudo en trastornos nerviosos, traumatismos y afecciones circulatorias. Y lo empleo, además, en mujeres que acaban de dar a luz, en tratamientos reafirmantes de la piel y de recuperación de cicatrices.

Dependiendo del problema a tratar, te realizo fricciones, presiones, percusiones o estiramientos. Siempre acompañados de productos que faciliten una mejor cualidad del masaje como cremas, aceites esenciales o Flores de Bach.

Me preocupo por penetrar dentro de tu tejido blando, músculos y tendones. El Quiromasaje no es un amasamiento superficial, sino profundo y debe reunir una serie maniobras suaves y relajantes, junto con otras vigorosas y profundas. En conjunto, un masaje que te proporcione esa maravillosa sensación de relajación, confort, descanso y alivio que buscas.

La palabra ‘quiromasaje’ proviene del griego y significa ‘masaje con las manos’ o ‘masaje manual’. Sin embargo, el Quiromasaje nació como terapia manual en nuestro país, en 1920, y de la mano del doctor Vicente Lino Ferrándiz (1893-1981). Este alicantino estudió primero Naturopatía en Suiza, Alemania y EE UU, donde contactó y aprendió técnicas chinas y japonesas. Y posteriormente y para evitar posibles denuncias, realizó sus estudios de Medicina en facultades de Austria, Madrid, Barcelona y Zaragoza, licenciándose en 1929 y obteniendo el doctorado en 1931.

El Dr. Lino Ferrándiz no sólo academizó un concepto que sobrepasa, por mucho, la simple idea de un tipo de masaje. Sino que gracias a la amplitud de técnicas que estudió, explicó cómo el ser humano es parte de la Naturaleza. Para él, el cuidado del cuerpo era fundamental para mantener una buena salud y se puede conseguir teniendo unos hábitos correctos.

Quiromasaje aplicado por Ángela Cobos
Quiromasaje aplicado por Ángela Cobos

Si todo lo anterior se cumple, el Quiromasaje consigue que los tejidos recuperen su estado inicial, provocando una respuesta fisiológica y mecánica correcta. De hecho, una de sus funciones más importantes es proporcionar relajación y bienestar, propiciando un estado mental receptivo y terapéutico que ayuda a restablecer el equilibrio orgánico. Pero afecta, también, beneficiosamente al sistema nervioso periférico, formado por nervios raquídeos que salen desde la columna vertebral y ligan distintas partes del organismo.

Las amasaduras, presiones o fricciones son la base de este masaje manual y siempre con una secuencia lógica. Un buen Quiromasaje al mes, por lo menos, debería ser un derecho y una obligación para ti y para todo ser humano. Si te sientes a gusto, puede suponer un momento de profundo relax y descanso, un momento para olvidar los problemas cotidianos, un momento para regalarte.