Masaje para Embarazadas

Para sobrellevar los cambios que la mujer experimenta durante la gestación y tras el parto

El Masaje para Embarazadas es una de las más efectivas estrategias para mitigar los dolores que sufrimos las mujeres durante la gestación.

Ahora bien, deberás esperar al segundo trimestre del embarazo para recibir los primeros masajes. Se trata de una medida de prevención para evitar los riesgos que se asocian a la primera etapa más delicada de la preñez.

Tu cuerpo, como el de todas, padece numerosos cambios durante la gestación y no todos son agradables. Las futuras madres sufrimos, sobre todo, dolor lumbar, pélvico y el provocado por la inflamación del nervio ciático. Además padecemos de retención de líquidos, lo que origina, a su vez, hinchazón de piernas y pies.

Con mis masajes terapéuticos preparto consigo aliviar muchas de estas tensiones, dolores o simplemente incomodidades físicas y te ayudo a mantener un buen embarazo. Pero también tienen un efecto relajante que te ayuda a aligerar la tensión acumulada durante el embarazo y a estimular el sueño. Si te permites disfrutar de un tiempo de tranquilidad para ti misma, te revitalizas en el plano psicológico y emocional, dotándote de fuerzas renovadas para afrontar el resto de la gestación.

Además, ten en cuenta, y esto es muy importante, que el bienestar, la relajación y la tranquilidad que experimentas con mis masajes acaban siendo transmitidos al bebé que llevas dentro. Le trasladas tu sensación de calma.

Los Masajes para Embarazadas pueden ser de distintos tipos en función de tus necesidades terapéuticas o de relajación. Estos son los tratamientos preparto más comunes que yo aplico a las mujeres gestantes como tú:

  • Masaje Terapéutico orientado a aliviar alguno de los dolores más frecuentes, como los provocados por contracturas musculares o por la ciática y las consiguientes sensaciones molestas e intensas en la zona lumbar y que se puede extender al resto de la pierna. El masaje en las zonas afectadas mitiga el daño y ayuda a reducir la tensión muscular.
  • Masaje Circulatorio para activar la circulación y prevenir, de ese modo, problemas relacionados con la retención de líquidos. Siempre a partir del cuarto mes de embarazo, incido, sobre todo, en las extremidades inferiores, en piernas y pies, donde existe un mayor riesgo de hinchazón y pesadez.
  • Drenaje Linfático Manual indicado para las embarazadas que padecen un exceso de retención de líquidos. Recomendado en las últimas fases de la gestación, cuando la hinchazón en pies y tobillos se acrecienta y es más molesta. Masajeo las zonas afectadas para encauzar hacia el torrente sanguíneo el líquido retenido y facilitar su eliminación por vías naturales.
  • Masaje Relajante para laxar el cuerpo y la mente de las futuras madres y eliminar o, al menos, disminuir el estrés o la ansiedad que padecen. Les suelo aplicar bien un masaje corporal genérico que incluye distintas zonas o bien una manipulación en áreas específicas del cuerpo como cabeza o pies.

 

Transcurrido el primer mes después de un parto normal o dos meses, si fue necesaria una cesárea, yo aconsejo iniciar el tratamiento posparto. Con ello te ayudo a recuperar tu figura, mejorar la elasticidad de tu piel y tonificar tu musculatura. Y por ende, mejorar tu autoestima y prevenir una posible depresión puerperio.

Los masajes te los aplico sin presiones profundas. Pueden ser diarios y extenderse entre 30 a 45 minutos. Y los realizo en un ambiente tranquilo y relajante, y acompañado de aceites esenciales o Flores de Bach.