Osteopatía

El tratamiento para recuperar el movimiento de las articulaciones y la estructura corporal

La Osteopatía me ayuda a restaurar tu estructura corporal. Yo la empleo en desbloqueos profundos, nada agresivos. Si bien su uso está recomendado para una amplia variedad de trastornos y alteraciones orgánicas de carácter osteo-articular y músculo-esquelético como esguinces, contracturas, tendinitis y dolencias fruto de miembros de distintas longitudes. También es recomendado en patologías digestivas, como colon irritable, estreñimiento, gases, hernia de hiato, gastritis, etc.

Si padeces algunos problemas genito-urinarios (incontinencia, cistitis y trastornos menopáusicos, entre otros) pueden ser tratados con Osteopatía. Igualmente: el asma, la tos, la bronquitis; las cefaleas de distintos orígenes y las migrañas tensionales; los trastornos del sueño, la fatiga, los vértigos, el cansancio generalizado, el estrés y la ansiedad.

En los posoperatorios va de cine, así como en obstetricia y pediatría, tanto en recién nacidos como en bebés algo más mayores.

La Osteopatía reúne un conjunto de técnicas de masaje manual empleadas para aliviar dolencias, básicamente, musculares y de los huesos mediante la búsqueda de la recuperación del equilibrio orgánico. Esta disciplina terapéutica pretende corregir los desequilibrios de nuestro cuerpo desde un punto de vista holístico, es decir, entendiéndolo como una unidad y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

Fue desarrollada por el médico e ingeniero estadounidense Andrew Taylor Still en el año 1874, aunque tiene una larga historia en el tiempo. Still afirmaba que el cuerpo tiene todos los medios necesarios para auto-curarse. “Posee un sistema de autodefensa capaz de eliminar y deprimir las enfermedades”, aseguraba.

Creía que el cuerpo humano es capaz de fabricar sus propios medicamentos si se acaba con los bloqueos en las estructuras encargadas de fabricarlos. Sostenía que la sangre es el único medio de transporte de todos los elementos que el organismo necesita para luchar contra la enfermedad.

Para el Dr. Still, el papel que juegan las arterias en el cuerpo humano es, por tanto, fundamental. Su mal funcionamiento originado, por ejemplo, por una lesión osteopática vertebral conlleva una mala circulación arterial. Y como consecuencia de ello, se produce una mala circulación venosa y un estancamiento sanguíneo a ese nivel, donde se acumularán toxinas y la nutrición será deficitaria. Allí donde la sangre llega con más dificultad es más fácil de instaurarse la enfermedad, ya que según la ‘ley del mínimo esfuerzo’ la alteración se instala en el órgano más debilitado.

La Osteopatía trabaja bajo la premisa de que la configuración ósea está estrechamente ligada a las funciones del organismo. De hecho, una de las proposiciones fundamentales del Dr. Still era que la estructura domina la función, es decir, que corrigiendo la estructura ósea, se enmiendan y favorecen todas las funciones del organismo.

De manera que, a través de las manipulaciones de los terapeutas se restablece la integridad estructural del paciente y, con ello, la correcta funcionalidad del organismo en su conjunto, mejorando así el estado de salud general. El caso es que los osteópatas manipulamos la estructura ósea, pero ese trabajo manual afecta no sólo al sistema mecánico y estructural, sino también a órganos y fluidos internos.

Como ya te he comentado, en mi consulta practico la Osteopatía estructural. Y empleo esta técnica, básicamente, para corregir tus disfunciones del aparato locomotor, es decir, músculos y esqueleto. Las movilizaciones las hago respetando en todo momento tu umbral de dolor.